Las comidas más fraudulentas

¿Estás seguro de qué estás consumiendo?

Las comidas más fraudulentas

¿En verdad sabes qué hay dentro de tu aceite de oliva? ¿y qué tal acerca de tu marca favorita de café instantáneo? Quizás te rasques la cabeza y digas “Eeh… aceitunas y, bueno, granos de café, por supuesto”. No tan rápido. Las comidas que consumimos todos los días están llenas de cosas que no se supone que deberían estar allí, una práctica conocida como fraudes alimenticios, de acuerdo a un nuevo estudio publicado para el Periódico de Ciencia Alimenticia. Para poder reducir los costos, las compañías sin escrúpulos recortan la cantidad de un ingrediente costoso con algo de menor valor. Y las comidas más frecuentemente adulteradas son algunas que comemos casi todos los días.

Aceite de oliva

Tendríamos un verdadero problema si intentáramos encontrar un aceite más sano que aquel que proviene de las aceitunas. En todos sus variados niveles de virginidad, el aceite de oliva reduce el colesterol, elimina las bacterias del estómago e incluso hace más radiante a nuestra piel. Pero ésa no es toda la historia. Los investigadores han encontrado que el aceite de oliva (sí, incluso el de tipo extra virgen) es la comida más adulterada, usualmente con añadidos de aceite de avellana, algo realmente desalentador para los alérgicos a los frutos secos. Otros ingredientes impostores son el aceite de maíz, de girasol, de maní, de soja, de palma y de nuez.

Leche

Si piensas que la leche en tu café viene de una vaca, quizás estés totalmente errado. Resulta que puede haber todo un zoológico de productores animales en tu cartón de leche. Se ha encontrado leche de oveja en la leche de vaca y leche de búfalo en la leche de cabra. La leche también aparece adulterada con leche reconstruida a partir de leche en polvo. Pero espera, ¡hay más! La leche en algunos casos ha sido cortada con cosas llamadas “leche falsa”, como leche de soja, aceite, azúcar, y leche en polvo descremada.

Miel

La miel es uno de los untables favoritos por sus antioxidantes curadores y lo deliciosa que es. Pero también es una de las comidas que más fraudulenta se ha vuelto. Quizás te encuentres con jarabe de azúcar, jarabe de maíz, fructosa, glucosa, jarabe de maíz de alta fructosa, azúcar de remolacha y “miel de origen geográfico no auténtico” en esa botella, resultando en algo que nosotros llamamos “no-miel”.

Acerca del Autor

Llevo muchos años navegando por Internet, informándome y no dejándome de sorprender con cada avance tecnológico que descubro.
Como periodista, he desarrollado una vasta carrera a través de blogs y periódicos digitales. Gracias a este blog, ahora puedo unir mis dos pasiones, el periodismo y la cocina...

Aún no hay compentarios sobre Las comidas más fraudulentas

    Queremos saber tu opinión, deja el primer comentario para este artículo

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con (*)