Ventajas y desventajas del arroz integral

El arroz blanco también tiene sus puntos positivos

El arroz es un alimento básico que forma parte de un sinfín de recetas en todo el mundo. Sin embargo, el uso del arroz integral es minoritario, casi inexistente en los platos tradicionales occidentales. Es por ello que solemos relacionarlo con las dietas de adelgazamiento, si bien lo cierto es que resulta fácil sustituirlo por el arroz blanco en muchas recetas.

¿Pero, qué ventajas obtenemos con el cambio?  En este post veremos ventajas e inconvenientes del uso de uno u otro, teniendo en cuenta que la fuente principal de energía es la fécula, es decir, la parte blanca del arroz que queda después de descascarillarlo.


Por lo tanto, el arroz blanco cumple su función energética del mismo modo que lo hace el integral, si bien éste aporta fibra, ya que ésta se concentra en las capas externas del grano. Una primera e importante ventaja con respecto al arroz blanco pues, aunque ésta no puede digerirse, sí ayuda a arrastrar productos de desecho a nuestro organismo.

Vitaminas y minerales

Mientras 100 gramos de arroz integral contienen 10 gramos de fibra, el arroz blanco tan sólo conserva 1 gramo, por lo que la diferencia es enorme. Asímismo, el integral es rico en vitaminas, minerales y oligoelementos, también presentes en la cáscara.

En concreto, el arroz integral es una fuente de carbohidratos complejos y magnesio muy conveniente en dietas de adelgazamiento y también para personas que practican ejercicio físico. Gracias a la energía sostenida que aportan los hidratos de carbono y a la presencia de este mineral nos cansaremos menos, también intelectualmente.

No siempre es necesario incrementar las calorías en la dieta para sentirnos más fuertes mental y físicamente. En este sentido, el arroz integral contribuye más que el arroz blanco en ese aporte de nutrientes (minerales y vitaminas) relacionados con la capacidad de concentración, la memoria y la energía vital. Algo importante si llevamos una vida activa o si nos hacemos estudios como, por ejemplo, un curso de inglés intensivo.

Por su parte, el arroz blanco también tiene sus ventajas. Además de digerirse fácilmente (es más suave por la ausencia de fibra), su sabor suele resultar más agradable y la cocción es más lenta, lo que suele traducirse en una cierta dificultad en encontrarle el punto.  Sin embargo, basta un poco de experiencia para lograr resultados igualmente sabrosos de un mismo plato, como podría ocurrir con una receta de arroz con gambas. Finalmente, el arroz integral no orgánico suele contener restos de pesticidas, por lo que su fibra puede no ser tanta ventaja, en realidad.

 

Acerca del Autor

Como preparador físico siempre he tenido que mantenerme en forma. Por eso y porque me encanta el deporte. Tener una buena salud y cuidarse a uno mismo son para mi parte de un estilo de vida.

Pero no solo disfruto con el deporte. También me encanta Internet y las posibilidades que pone a nuestro alcance...

Aún no hay compentarios sobre Ventajas y desventajas del arroz integral

    Queremos saber tu opinión, deja el primer comentario para este artículo

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con (*)